Cableandito…

Cableandito…

(vía babeeface)

Food trucks: el auge de los camiones gourmet

Una nueva moda invade las calles de EE.UU: los food trucks. Mediante Twitter y Facebook estos camiones gourmet avisan por dónde andan y cuando llegan a destino, los espera un centenar de personas hambrientas. ¿Su objetivo? Comida sana, barata y al paso.

En una típica noche de jueves en el centro de Los Angeles. Cientos de personas se amontonan en el estacionamiento del Museo Nacional Japonés, en el barrio Little Tokyo. No, no se trata de un concierto de rock, ni un desfile de modas. Es que llegó el camión de comida Kogi BBQ. 

La gente hace colas de hasta 45 minutos para comprar sus tacos fusión de comida coreana a dos dólares cada uno. Algunos ni siquiera llegarán a probarlos porque la demanda es tan grande que la cocina del camión no da abasto. Poco les importa: mientras esperan, un DJ pasa reggae, hip-hop y éxitos de los ‘80. Los que consiguieron su porción comen en las mesas ubicadas frente al camión, o montan sus propias sillas plegables y lonas para compartir la cena, la algarabía de la gente y la música. 

Como Kogi BBQ, miles de camiones de comida o foodtrucks han tomado las calles de grandes ciudades como Los Angeles, Nueva York, San Francisco y Seattle sirviendo platos gourmet a precio de fast-food. Alertan a sus clientes utilizando Twitter y Facebook y, cuando arriban a destino, sus seguidores ya los están esperando. 

La crisis económica mundial –que movió el tablero en la escena gastronómica y un público que además de buena comida busca vivir una experiencia, explican el éxito de estas cocinas ambulantes que hoy también llegan a ciudades más pequeñas.

RAPIDOS, PERO NO FAST FOOD
Históricamente, los puestos callejeros representaban es eslabón más bajo de la gastronomía, muñidos de hot dogs, hamburguesas y kebabs. De hecho, los norteamericanos solían llamarlos los “roach coach”, o carruajes cucaracha. Pero si antes se los identificaba con la comida chatarra, dudosos cuidados de higiene y eran la última opción para comer al paso cuando uno estaba apurado, la nueva generación de food trucks acerca una propuesta completamente diferente: menús de buena calidad por un precio menor que si se consumieran en un restaurante.

La revista Time calificó esta tendencia como la democratización del movimiento slow-food, ya que si bien son rápidos, cómodos y baratos, son decididamente anti-fast food. Se autodenominan como “gourmets on the go”, y entre sus propietarios figuran cocineros capacitados y restaurateurs reconocidos. Incluso algunos chefs de restaurantes con estrellas Michelin –como Anita Lo del restaurante neoyorquino Annisa– están migrando a este rubro. La moda de los foodtrucks conforma una pata más de la movida de restaurantes pop up: cenas itinerantes que también tienen un espíritu evanescente, locaciones extrañas, y platos gourmet a precios accesibles. 

Podés cruzarte con uno que venda panchos hechos a partir de ganado alimentado con pastos orgánicos (Let’s Be Frank), sándwiches de helados con una extraña arquitectura (Coolhaus), sushi rolls (Fishlips Sushi), ancas de rana (Spencer on the go) y comida vietnamita (Nom Nom Truck). Las grandes marcas de comida rápida como Taco Bell y Dunkin’ Donuts tampoco quisieron quedarse afuera de esta movida y ya tienen sus propios camiones.
 
EL CASO DE KOGI
El Kogi Korean BBQ, especializado en tacos con fusión de comida coreana, fue el que dio el puntapié a esta moda. Su primer foodtruck salió a la ruta en 2008 y hoy suma cinco unidades que hacen kilómetros por las carreteras de Los Angeles. El dueño de este emprendimiento es Roy Choi, un joven chef de origen asiático que decidió dejar atrás los estáticos hornos del Beverly Hilton Hotel (donde cocinó para Barak Obama, Bruce Springsteen y la familia real de Dubai) para capitanear su propio emprendimiento. Y no se equivocó: recaudó dos millones de dólares en el primer año vendiendo menúes de alrededor de 13 dólares, lo que se traduce en un promedio de 150 clientes al día. 

No fue fácil: durante meses no vendió ni un solo taco, además de que era amenazado por los dueños de los viejos puestos callejeros. Pero con paciencia, determinación y las redes sociales de su lado, sacó adelante el negocio dando lugar a un nuevo concepto. 

PARA TODOS LOS GUSTOS
Otro caso exitoso en LA es The Green Truck, un camión de comidas eco-friendly: la camioneta funciona con aceite vegetal y biodiesel, la cocina utiliza energía solar, y para preparar los platos usan ingredientes locales 100% orgánicos. Sirve opciones saludables como ensaladas, aves de corral y tacos de atún “libre de mercurio”. 

Baby’s Badass Burgers no solo es uno de los foodtrucks más buscados, sino también el más sexy. Algo así como el Hooters sobre ruedas, su camión rosa es comandado por una legión de chicas vestidas como pin-up girls. Con sus camisetas ajustadas y pantaloncitos cortos, sirven sándwiches gourmet con ingredientes como cebollas suizas salteadas, champiñones, trufa negra, quesos especiales como cheddar ahumado, Saint André y queso azul.

El camión de postres The Dessert Truck, en Nueva York, es propiedad de Jerome Chang, un graduado del Instituto Culinario Francés que dejó su acomodado puesto como maestro pastelero en Le Cirque, para vender desde la ventana pavlovas de frutos rojos, crème brûlée y otras delicias horneadas en tacitas de plástico a los transeúntes de la calle Clinton Street en el Lower East Side por sólo 5 dólares.

DOLARES SOBRE RUEDAS
Otra de las razones que explica este boom sobre ruedas es que resultan económicos para los emprendedores. Con la crisis como horizonte, no es difícil pensar que muchos elijan invertir 10.000 dólares en un camión en lugar de los cientos de miles que cuesta abrir un restaurante. La locación es totalmente gratuita, con la excepción de alguna ocasional multa de estacionamiento, y si no funciona siempre pueden levar anclas y partir hacia lugares más transitados. 

El camión standard viene con una plancha de grill, una línea de vapor, un horno, un refrigerador y una freidora. A estrenar, cuesta entre 100.000 a 140.000 dólares, y puede ser personalizado a las necesidades de cualquier negocio. Sin embargo, más que comprar el vehículo, muchos de los vendedores lo alquilan a Road Stoves, un rental de camiones en el centro de L. A. que se dedica al negocio.

Pero, ¿se puede vivir de lo que gana un carrito de comidas? En general, sí. Cada camión hace alrededor de 1000 dólares al día, sin contar los gastos en nafta, salarios e insumos, lo cual les deja un pequeño margen. Mientras que las cadenas más populares como Kogi pueden sobrevivir de lo que venden en las calles, los recién iniciados también dependen de ferias, festivales y eventos privados para que les cierren los números a fin de mes. 

CAMIONES VS. PUESTITOS CALLEJEROS
Pero no es todo color de rosa en el rubro de los camiones de comidas. Los nuevos empresarios culinarios encuentran todo tipo de dificultades: resistencia de los restaurantes tradicionales, retrasos enormes en el sistema de licencias y acoso de los vendedores establecidos. En los últimos tres años, el boom de estos vehículos ha roto los códigos de la calle que mantenían la paz entre los vendedores ambulantes. Aprietes, llantas pinchadas y denuncias ante la autoridad son algunas de sus estrategias que utilizan los viejos puestos de comida para desalentar el negocio y ahuyentar a los rodantes.

Además, cada estado tiene su propia legislación sobre dónde pueden estacionarse: mientras que en Los Ángeles está permitida su libre circulación, hay ciudad, como Chicago, donde las ordenanzas vigentes prohíben a los camiones servir a consumidores a menos de 30 metros de distancia de un restaurante establecido, y ubicarse a menos de 60 metros de un comercio que ofrezca “servicios similares”. 

UN ARGENTINO EN CHICAGO
Donde surge un nuevo emprendimiento gastronómico, allí habrá un argentino. Oriundos de Buenos Aires, Andrés Arlia, Mariano Lanfranconi y Nicolás Ibarzabal son los tres socios que comandan el “511 Empanadas”, un camioncito pintado de color celeste que todos los días se mueve por lugares estratégicos del centro de Chicago vendiendo tradicionales empanadas argentinas. El negocio es un éxito comercial: venden alrededor de 800 unidades diarias y al mes un promedio de 17.000. Las empanadas son elaboradas al estilo argentino: están hechas al horno y la masa la importan del país. Hay de carne, pollo a la barbacoa, queso y jamón, espinaca con queso, maíz dulce, de cebolla acaramelada y de plátano con Nutella, a un costo de dos dólares la unidad.

El negocio de los ‘gourmet food trucks’

MIAMI - Michell Sánchez tenía un buen trabajo. Vendía oro en bruto de Sudamérica y México en Estados Unidos para la producción de lingotes. A este cubano-americano de Miami le iba muy bien… hasta que llegó la crisis en 2008. Pasó más de un año sin hacer una sola venta de oro, viviendo de lo ahorrado en los buenos tiempos.

A finales de 2009 sólo le quedaban $80 mil de colchón. Reunió a su familia y se plantearon la pregunta: “¿Seguimos esperando a que mejore la economía o invertimos este dinero en otra cosa?”.

La madre de Michell, Teresa Pérez, había trabajado durante 20 años en restaurantes y propuso la idea que terminó cristalizando en Latin House Grill, uno de los camiones de comida gourmet más populares de Miami.

Los gourmet food trucks forman un movimiento que comenzó en California y Nueva York pero que se está extendiendo por todo Estados Unidos. Los puestos de comida en la calle han existido desde siempre, pero la conjunción del interés del público por diferentes gastronomías de calidad y la comunicación directa que permiten las redes sociales ha desembocado en una nueva industria que crece en medio de una economía en crisis.

Una inversión de miles de dólares

Para algunos es una forma de expandir el negocio de su restaurante, para otros un sacrificado hobby o simplemente la salida para crearse su propio puesto de trabajo después de quedarse sin empleo. En cualquier caso, todos los dueños de estos puestos móviles de comida de calidad son conscientes de que forman parte de una nueva tendencia, de que están de moda, y eso les gusta y les hace confiar en que recuperarán su inversión.

Porque cada gourmet truck supone, aproximadamente, una inversión inicial de $75 mil a $100 mil dólares. Un camión de segunda mano se puede conseguir por menos de $15 mil, pero hay que habilitarlo con neveras, cocinas, etc., y decorar el exterior con un diseño atractivo acorde con el tipo de comida que se sirva. Una empresa especializada en forrar vehículos con “pegatinas” gigantes puede llegar a cobrar cerca de $5 mil por el servicio.

Además, aunque toda la comida se prepare en el propio camión, siempre se necesita un almacén como base de operaciones donde acumular las materias primas e incluso guardar el vehículo por las noches. A estos gastos hay que sumarle los costos de tramitación de permisos que, si bien no son muy altos en el caso de Florida –unos $700- suponen un ir y venir entre diferentes oficinas del estado y la ciudad.

Su éxito depende de las Facebook y Twitter

Toda este esfuerzo no tendría sentido si no existieran las redes sociales. Todos los camiones tienen sus cuentas de Facebook y Twitter, claramente destacadas en la propia carrocería, a través de las cuales hacen saber de forma instantánea donde están en cada momento y el menú del día.

“SATURDAY!!!!! Getting ready for tonight at Wynwood Food Truckers Meet Up (210 nw. 22nd lane) ….expect to see 20+… “, anuncia el twitter de Latin House Grill.

“Hace cinco años un puesto de comida tenía que estar siempre en el mismo lugar –explica Sánchez-. Ahora, en un minuto diez mil gentes saben dónde está. Las redes sociales han cambiado completamente esta industria”.

Gourmet food trucks Miami

Michell Sánchez prepara un par de hamburguesas en su camión gourmet.

Centro de Comida Movil se estreno en LA

VIDEO:  Centro de Comida Movil se estreno en LA 

Ver videos
Impulsan regulacion de \

VIDEO:  Impulsan regulacion de “loncheras” 

Ver videos
Sabores de Corea y Mexico se casan en LA

VIDEO:  Sabores de Corea y Mexico se casan en LA 

Ver videos
Batalla_loncheras.jpg

FOTOS:  Perros tienen loncheras ‘gourmet’

Ver fotos
Gourmet food trucks Miami

FOTOS:  Gourmet food trucks en las calles de EU

Ver fotos
Comida sobre ruedas

FOTOS:  Comida en el camino

Ver fotos

24 Fried Foods You Have To Try Before You Die …unless they kill you first.

1. A Ripper at Rutt’s Hut in Clifton, N.J.

Flickr: cjsutton / Creative Commons

Flickr: cjsutton / Creative Commons

 

What is it? The infamous Ripper is not as scary as it sounds. The hot dog is deep-fried in oil instead of grilled or boiled, so the skin tears and gets super crispy.

Grease Rating: 1/2 out of 5 fryers

Grease Rating: 1/2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

2. The Carol C. Special at Roscoe’s in Los Angeles

Flickr: pointnshoot / Creative Commons

Flickr: dustin_j_williams / Creative Commons

 

What is it? Roscoe’s Chicken and Waffles is an L.A. staple and has some of the best fried chicken you will ever have. Unlike traditional Belgian waffles, these beautiful creations are thin, dense, and filled with happiness and a dash of cinnamon.

Grease Rating: 1/2 out of 5 fryers

Grease Rating: 1/2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

3. The Memphis Mafia from VooDoo Doughnut in Portland, Ore.

Flickr: roboppy / Creative Commons

Flickr: camknows / Creative Commons

 

What is it? The doughnut is an apple fritter topped with banana chunks, cinnamon glaze, chocolate frosting, peanut butter, peanuts, and chocolate chips. Rich? Yes. Heart-stopping? Not even close.

Grease Rating: 1/2 out of 5 fryers

Grease Rating: 1/2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

4. Fish and Chips at Malibu Seafood in Malibu, Calif.

Flickr: ricemaru / Creative Commons

 

What is it? Malibu Seafood has some of the best fish around, as all of the food is freshly caught in the ocean right across the street. Their fish is beer battered and served with thick cut steak fries all made fresh to order.

Grease Rating: 1 out of 5 fryers

Grease Rating: 1 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

5. A giant-ass funnel cake at Funnelicious in Greenville, S.C.

 

What is it? At Funnelicious you dress a funnel cake with all the sugary sweet toppings your heart desires. You can even order a cake nearly 16 inches in diameter served in a pizza box.

Grease Rating: 1 out of 5 fryers

Grease Rating: 1 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

6. Beignets at Cafe Du Monde in New Orleans

Flickr: 30046478@N08 / Creative Commons

Flickr: light_seeker / Creative Commons

 

What is it? New Orleans is known for its incredible beignets, and these prove why. These little puffs of fried dough are covered in powdered sugar and complimented by a hot mug of cafe au lait. You may want to pack some Wet Wipes before eating them.

Grease Rating: 1 1/2 out of 5 fryers

Grease Rating: 1 1/2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

7. Little Nookies at Torchy’s Tacos in Austin, Texas

 

What is it? These innocent-looking treats are actually chocolate chip cookie dough balls fresh out of the fryer, otherwise known as heaven.

Grease Rating: 1 1/2 out of 5 fryers

Grease Rating: 1 1/2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

8. Potato Balls at Porto’s in Los Angeles

 

What is it? Potato balls are everything your fry wants to be. Their silky-smooth texture will make you want to buy them by the dozen and eat them all day.

Grease Rating: 1 1/2 out of 5 fryers

Grease Rating: 1 1/2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

9. A Fruit Pie from The Original Fried Pie Shop in Davis, Okla.

 

What is it? The Original Fried Pie Shop is the premier road trip stop in the South. These pies are made fresh from scratch daily, and come in every fruity flavor you can think of.

Grease Rating: 2 out of 5 fryers

Grease Rating: 2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

10. Spam Fries at Maharlika in New York City

Flickr: chinkerfly / / Creative Commons

 

What is it? The canned meat is so much more than everything but the oink. These salty treats are dipped in tempura batter and fried to perfection. Spam’s making a comeback.

Grease Rating: 2 out of 5 fryers

Grease Rating: 2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

11. Deep Fried Cheese Curds at The Old Fashioned Tavern in Madison, Wis.

 

What is it? It’s like a mozzarella stick but better and easier to eat. DEEP-FRIED CHEESE. Is there really anything else that needs to be said?

Grease Rating: 2 out of 5 fryers

Grease Rating: 2 out of 5 fryers
Christian Zamora

12. Bacon Mac & Cheese Pie at Dale’s Fried Pies in Knoxville, Tenn.

 

What is it? Dale’s Fried Pies are pockets of gooey goodness sold out of a tiny stand in Knoxville. Boasting savory and sweet, the mac and cheese pie is the perfect crispy snack for summer days.

Grease Rating: 2 out of 5 fryers

Grease Rating: 2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

13. Nutella Rice Ball from Arancini Bros in Brooklyn, N.Y.

 

What is it? Arancini Bros. is known for its outrageously good rice balls, but the Nutella-filled delicacies feel like a nice warm hug on a cold winter’s night.

Grease Rating: 2 1/2 out of 5 fryers

Grease Rating: 2 1/2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

14. Deep Fried Oreos at Cafeteria in New York City

 

What is it? The squeaky-clean restaurant makes you feel fancy while you end your meal with decadent deep-fried Oreos with mint chip ice cream and a coffee shake shot.

Grease Rating: 3 out of 5 fryers

Grease Rating: 3 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

CORRECTION

Originally this post featured an incorrect exterior photo of the restaurant. It has since been changed. The person responsible has been fryerd.JULY 15, 2014, 9:17 p.m.

15. A Milky Bun at Afters Ice Cream in Fountain Valley, Calif.

 

What is it? Nothing is better on a hot day than a doughnut filled with ice cream. However, these aren’t just vanilla and chocolate. Their flavors range from Acai Blueberry Sorbet to Cookie Butter and Strawberry Cookie Crunch. You also get to put all the toppings you’d like, then stuff it all into a fresh doughnut.

Grease Rating: 3 1/2 out of 5 fryers

Grease Rating: 3 1/2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

16. Crispy Pata from Ruby’s Fast Food in Chicago, Ill.

Chicago’s Best / youtube.com

 

What is it? This Filipino restaurant slowly deep fries a pork leg to a beautiful crispy brown. Because of how long it takes to prepare and cook the dish, you have to order it a day ahead of time, and it’s worth the wait.

Grease Rating: 3 1/2 out of 5 fryers

Grease Rating: 3 1/2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

17. Anything at Sandwich U in Morgantown, W.Va.

 

What is it? Imagine choosing your favorite things from a fried food buffet, placing them on a bun, and calling it a sandwich. For example, the restaraunt boasts the Fat Bastard: gyro meat, chicken fingers, two mozzarella sticks, and tzatziki sauce. It’s a drunk person’s paradise.

Grease Rating: 4 out of 5 fryers

Grease Rating: 4 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

18. The Bratwurst Lollipop at the Mallard’s Concession Stand in Madison, Wis.

 

What is it? One of the Mallard’s crazier creations, a brat patty is rolled in funnel cake batter then deep fried, then delicately placed on a stick.

Grease Rating: 4 out of 5 fryers

Grease Rating: 4 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

19. Chicken Fried Bacon at Sodolaks in Snook, Texas

Flickr: carabou / Creative Commons

Flickr: brandoncripps / Creative Commons

 

What is it? Bacon that’s been dipped in batter and deep fried. End of story. Texas forever.

Grease Rating: 4 out of 5 fryers

Grease Rating: 4 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

20. The Monte Cristo at Café Orleans in Disneyland

Flickr: foodishfetish / / Creative Commons

Flickr: randar / / Creative Commons

 

What is it? If you’re ever hungry and on a budget at Disneyland, this deep fried ham and cheese sandwich will keep you full all damn day. Don’t forget the powdered sugar.

Grease Rating: 4 1/2 out of 5 fryers

Grease Rating: 4 1/2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

21. Fried Butter at Nearly Every State Fair, ‘MURICA

Flickr: mgerskup / / Creative Commons

Flickr: mightymoss / Creative Commons

 

What is it? IT’S FRIED BUTTER FOR GOD’S SAKE.

Grease Rating: 4 1/2 out of 5 fryers

Grease Rating: 4 1/2 out of 5 fryers
Christian / Via Zamora

22. Deep-Fried Breakfast On-a-Stick at the Minnesota State Fair

 

What is it? It’s the Monte Cristo on steroids. The new addition to the fair is “American and Swiss cheeses, a sausage patty, one egg and Canadian bacon all sandwiched between two pancakes, then dipped in a light, sweet batter, and deep-fried on-a-stick.” You’re welcome.

Grease Rating: 4 1/2 out of 5 fryers

Grease Rating: 4 1/2 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

23. The Krispy Kreme Triple Cheeseburger at the San Diego Fair

Flickr: 9422878@N08 / Creative Commons

 

What is it? When it comes to fair food, this triple cheeseburger with Krispy Kreme buns has to take the cake. Paula Deen’s got nothing on this guy.

Grease Rating: 5 out of 5 fryers

Grease Rating: 5 out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

24. The Hot Pocket Burger at PYT in Philadelphia

 

What is it? A cheeseburger that uses deep-fried Hot Pockets as buns, aka a heart attack on a plate. PYT is known for its insane burgers like the chicken bacon Eggo sliders and the fried chicken and beer burger.

Grease Rating: ∞ out of 5 fryers

Grease Rating: ∞ out of 5 fryers
Christian Zamora / Via BuzzFeed

** PLEASE CONSUME RESPONSIBLY **

 

gerardeulofeus:

World Cup: The Finals.

(vía pocholavezzi)

(vía andi-b)

(vía benical)

(vía andi-b)

art-mirrors-art:

Utagawa Kunisada - Geisha in her Dressing Room {身じまい芸者 - Mijimai geisha}, from the series ‘Modern Beauties’ (c.1826)

art-mirrors-art:

Utagawa Kunisada - Geisha in her Dressing Room {身じまい芸者 - Mijimai geisha}, from the series ‘Modern Beauties’ (c.1826)

(vía andi-b)